FaceBook

Imágenes del tema: kelvinjay. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Anuncio Godge

Nacionales

Banner EDESTE

POLITÍCA

Policiales y Justicia

Salud

Santo Domingo

Santo Domingo

Internacionales

Internacionales

Deportes

Provincia santo domingo

Opiniones y Editorial

» »Unlabelled » Amenaza de romper cámara y humillaciones en inauguración del "community college"

Por Diego Tórres /
 San Luis.- “Mira chamo, si sigue grabándome  te rompo la cámara”, me dijo mirándome a los ojos y con el dedo índice señalándome uno de los hombres de la seguridad del Presidente Leonel Fernández ayer, previo a la inauguración del “community college”.


Se trata del hombre con la radio, en la foto de al lado.

Parece que tendré que acostumbrarme a que delincuentes me den palizas, me disparen y, además, que los hombres de la seguridad del presidente Fernández amenacen con romperme la cámara.

Esas son de las cosas que no se ven en estos actos inaugurales llenos de glamour y pomposidad.

Detrás de estos, se producen escenas humillantes.

Por ejemplo, dio “ganas de llorar”, ver a al popular Freddy Ferreiras, quien fuera locutor de campaña de Margarita Cedeño y Leonel Fernández implorando para que le permitieran ingresar al lugar.

Momento en que este oficial amenza romper la cámara
Era una escena verdaderamente humillante, ver a un hombre rogar en esa forma.

-“Hazme el favor, mano”, le dijo Ferreiras al guardia de seguridad, el hombre aquel con la radio en la mano.

De nada le sirvió decirle que era locutor de campaña de Leonel Fernández, amigo de Arturo Pichardo y de muchos más.

En tiempos de campaña, Ferreiras gritaba por los potentes equipos de sonido delante de Margarita Cedeño que:

-“El que gana, es el que ríe. Margarita. El que gana, es el que ríe; el que gana es el que goza. Margarita”.

Ayer parecía que Ferreiras no fue de los que ganaron en las elecciones del pasado 20 de mayo, al contrario.

No estaba gozando. Padecía una humillación.

Un agente de seguridad increpa a vecinos de Villa Tropicalia.
No pudo ingresar, a pesar de sus ruegos y, cuando se marchaba cabizbajo y avergonzado, masculló que:

-“No hay problemas, 16 días es que les quedan ahí”. 

Se metió la mano izquierda en el bolsillo izquierdo de su pantalón y se fue. Había vestido su mejor camisa para la ocasión y la que padeció la mayor humillación de su vida.

Al ver que esto  le ocurrió al mismísimo locutor de Margarita Cedeño, actual Primera Dama de la República y Vice Presidenta electa del país, la dirigente peledeísta danilista en Guerra Marinorquis Ozuna, escurrió el bulto y se fue del lugar. No quería que le hicieran lo mismo.

La diputada peledeísta Adalgisa Pujols observó la escena y no quiso ser humillada.

Aunque tenía su invitación a mano, prefirió marcharse sin decir ni una sola palabra, pero antes le sonrió a la cámara de Ciudad Oriental, la misma que el guardia de seguridad de Leonel Fernández amenazaba con romper para que no captara lo que allí estaba ocurriendo.

A ninguna otra cámara ni camarógrafo, ni periodista le interesaba lo que allí estaba ocurriendo. Ellos sabrán por qué lo hacen.

Juan Colón, todo un jefe del PLD en Los Frailes, llegó vestido de traje y fue testigo de lo que ocurrió.

Se dio cuenta de que si intentaba ingresar también sería humillado delante de todo el mundo, incluso de las gentes que miraban desde la orilla de la calle.

Por eso, Juan Colón no se arriesgó. Y también se fue.

Quizás pensó que:

-“Soy muy viejo para que me estén humillando”.

Algo similar ocurrió con los regidores del PRD Liliana Mateo y Rchard Vásquez y Miguel Piña, de la Junta Municipal de San Luis.

Los tres tuvieron que largarse del lugar, a pesar de que tenían sus pases a mano.

Al final, estos tres se las arreglaron para ingresar por otro sitio, pero después decidieron marcharse. 

Era claro que se sentían avergonzados por ser tratados como si fueran unos cualquiera, no regidores.

Sin embargo, la seguridad estaba atenta a lo que ocurría fuera. Temía que los vecinos “se pusieran a vocear”.

Por la radio de comunicación se escuchaban las instrucciones para que estuvieran atentos a cualquier intento de protesta para ahogarla de inmediato.

Quizás eso explica la amenaza de romper la cámara de Ciudad Oriental hecha por el oficial de la seguridad de Leonel Fernández.
-“Si no hay cámaras, podremos hacer cualquier cosa y no habría evidencias”, quizás pensó el militar.

En esta ocasión nos dividimos el trabajo, Darwin Féliz cubrió la inauguración del “college” desde dentro, y yo desde la periferia, viendo lo que ocurría.

Como por ejemplo, cuando la seguridad del Presidente se le acercó a los vecinos de Villa Tropicalia, que fueron al acto con una pancarta en la que decían que su barrio es el único que no ha sido asfaltado.

Solo querían que el Presidente se dieran cuenta de ese detalle para que ordene que le arreglen sus calles, mas nada.

Pero la seguridad quería que escondieran la pancarta y, como no lo lograron, entonces se aseguraron de que estuvieran distantes de la vista del mandatario.

Eso sí, le colocaron al lado a algunos guardias vestidos de civil, “por si las moscas”.

Parece que estaban informados del disgusto de los vecinos del “college”, cuyas viviendas estuvieron invadidas por el agua y el lodo derivados de esa construcción durante varios meses.

Si alguien se atrevía a protestar, sería aplastado sin contemplación.

Por suerte, la amenaza de romperme la cámara se quedó ahí.

Así son estos perros de presa, cobardes y abusadores.

¡Ah! , el “college” fue inaugurado, pero esa historia se la escribió Darwin Féliz.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Podrá expresar su comentario sin ofender lo antes publicado. Este portal no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores, es una responsabilidad exclusiva de estos.

Darwin Feliz Matos
Director