FaceBook

Radio CancinoxDentro

Imágenes del tema: kelvinjay. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Anuncio Godge

Nacionales

Banner EDESTE

POLITÍCA

Policiales y Justicia

Salud

Santo Domingo

Santo Domingo

Internacionales

Internacionales

Deportes

Provincia santo domingo

Opiniones y Editorial

» »Unlabelled » Hipólito Mejía ha resultado "más duro de matar" que lo esperado por la dirigencia del PLD, que teme caer en el intento

Por Robert Vargas / Mi opinión

Nadie lo puede negar, ni siquiera los más fervientes seguidores de la candidatura de Danilo Medina y Margarita Cedeño: el Partido Revolucionario Dominicano y su candidato Hipólito Mejía son "duros de matar". Más que lo que en principio se pudo haber creído.

Quienes, desde dentro del PLD, auspiciaron la victoria Mejía por sobre Miguel Vargas Maldonado, quizás ahora se lo estén pensando muy bien.

Tampoco se puede ocultar ni negar que Mejía tiene amplias posibilidades de volver  a ser el inquilino del Palacio Nacional, junto a todos sus fantasmas, incluso el de Antonio Guzmán, quien se mató descerrajándose una bala en la cabeza.

Las apariencias sugieren que sus posibilidades son tantas como las que posee Danilo Medina, quien, por demás, tiene a su favor una fortuna de la que carecen los perredeístas.

Líderes locales del PRD y del PLD, cada cual por su lado, me han preguntado sobre las perspectivas del proceso electoral. A cada cual les he dicho lo mismo.

Ahora lo comparto con ustedes.

Creo perfectamente posible que Hipólito Mejía pueda ganar las elecciones.

Igual lo considero de Medina.

Percibo una lucha cerrada, muy cerrada que podría tener un final de película.

Si el viejo Simón Alfonso Pemberton narrara ese final, es posible que quede exhausto, como en los viejos tiempos.

En el año 1978, cuando el pueblo dominicano expulsó del Palacio Nacional a Joaquín Balaguer no creí posible que este viejo criminal y auspiciador de corruptos y asesinos regresaría al poder.

Sin embargo, apenas ocho años más tarde, el dictador ilustrado subió de nuevo las escalinatas del Palacio Nacional cubierto por el canto de “Balaguer es la paz”.

¡Vaya usted a ver!

¡Un hombre al que la sangre le chorreaba por todas partes!

Pero así ocurrió. 

Por igual, cuando Hipólito Mejía fue barrido de la casa de gobierno por el PLD en el año 2004 pocas personas podrían imaginarse que este tuviera posibilidades reales de volver a gobernar, sobre todo, por lo maltrecha que quedó su administración y su imagen en la parte final (2000-2004).

Vista esas dos experiencias, no puedo descartar que Mejía vuelva a gobernar el país.

Yo puedo estar equivocado, pero tengo la percepción de que  Danilo está en apuros.

Ni el PRD ni el PLD están seguros de lo que ocurrirá el día 20 de mayo, aunque le digan a sus seguidores otra cosa. 

Mejía, con o sin la ayuda de algún sector del PLD, se metió en un bolsillo a Miguel Vargas Maldonado, quien ahora aparenta ser un aliado del oficialismo y ya pinta poca cosa dentro del partido blanco.

La prematura campaña electoral actual Mejía la inició siendo el favorito, según la mayoría de las encuestas.

Medina, sin embargo, vino desde atrás, desde un lejano 33%  y, según esas mismas encuestas, alcanzó a Mejía y le pasó.

El candidato del PRD, dicen, se “frizó” en 44% o 45%, que es lo mismo.

O sea que, a pesar de que todos los frentes del PLD están metidos de cabeza en las ciudades y los campos, estos no han podido hacer retroceder a Mejía más de siete u ocho puntos porcentuales. (Pero ¿No serán menos? ¿No podrían estar en un empate técnico?).

Mis amigos del PLD me ha hecho entender que cuando las encuestas no dan favorito a un candidato, se le cierran los grifos del financiamiento de campaña y que, al contrario, cuando es dado como ganador, se les abren.

Así las cosas, a Medina le llega el dinero a borbotones, mientras Mejía padecería una aguda escasez de fondos.

En las marchas y caravanas del PLD abundan los recursos, equipos de sonido, autobuses para transportar a los militantes y simpatizantes , todoterrenos en abundancia, banderas, etc. Hasta las mujeres preciosas le sobran.

Es lo opuesto a las manifestaciones del PRD, donde hay carencia de todo eso. 

Es más, los que van caminando en las marchas perredeísta llevan el hambre pintado en el rostro. Tienen hambre de comida y hambre de poder.

¿Cómo se explica que con tantos recursos a su favor Medina se haya “estancado”  y Mejía, con tanta hambre a su lado, también esté “estancado”?

Un amigo, estratega él de la campaña el PLD, me dio la clave.

Me mostró sus encuestas en las que se ve con claridad la enorme impopularidad del gobierno y sus funcionarios, no así del presidente Leonel Fernández, quien mantiene un elevado respaldo.

A Medina se le está pegando la impopularidad de los funcionarios, los mismos  que Fernández ha mantenido en los puestos a lo largo de los últimos años, que son los mismos que estuvieron en su primer período (1996-2000).

Precisamente, los mismos con los que hace campaña.

Es algo parecido a lo que sucede con Mejía, quien anda haciendo campaña con los mismos que fueron funcionarios impopularísimos durante su gobierno.

Cada cual tiene encima su “mal necesario”. No se los pueden quitar de encima.

Aquel amigo estratega peledeísta me comentó  que su candidato, Medina, no tiene por donde ser atacado.

Por eso, argumenta, la oposición ha elegido a Félix Bautista y Margarita Cedeño, entre otros, que sí tendrían colas que pisarle.

De su lado, el PLD le está pisando las colas a  Mejía, a Pepe Goico y a otros.

Aún así, los dos están estancados.

Cuando le he hecho esa observación a un excelente amigo del PLD, lo admitió y le atribuyó la culpa “a los ocho años de gobierno, cualquiera se desgasta”.

Medina cuenta con la más formidable maquinaria de propaganda electoral de todos los tiempos en la República Dominicana.

Controlan una gran cantidad de espacios en la radio, la televisión y la prensa escrita y los medios digitales.

Mejía también cuenta con su maquinaria, fuerte, pero menos organizada, menos disciplinada.

El PRD tiene a su favor, sin embargo, la realidad, cruda, descarnada y despiadada.

Por eso, hasta en los actos pro oficialistas brotan expresiones de disgusto tal como si el que hablara fuera un opositor.

Desde mi punto de vista, en este momento, día diez de mayo, no hay nada claro en el horizonte.

Lo único que percibo como totalmente diáfano es que el 20 de mayo  obtendrá más ventaja quien pueda mover más gentes a votar.

Los peledeístas creen lo lograrán porque tienen más dinero.

Los perredeístas, al contrario, piensan que el pueblo irá a las urnas a votar para salir de los peledeístas.

Quizás esta incertidumbre es la que hace cada vez más posible que la jornada del 20 de mayo pueda estar matizada por el nerviosismo de ambas partes y, además, por la violencia.

Es por esto que le he sugerido a mis amigos de los dos partidos que se lo tomen con calma, que recuerden que tienen familia, hijos, hijas, esposa, madre, padre.

El mundo no se acabará el 20 de mayo.


Quien quiera ganar deberá salir a las casas de sus amigos y amigas a convencer a los indecisos, a quienes no tienen candidatos definido. Esos son quienes podrían inclinar la balanza electoral.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Podrá expresar su comentario sin ofender lo antes publicado. Este portal no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores, es una responsabilidad exclusiva de estos.

Darwin Feliz Matos
Director