Header Ads

La obra de Balaguer también incluyó este asesinato

Por Virgilio Gautreaux P.

Hace 40 años-el 4 de abril de 1972- fue asaltada militarmente la Universidad Autónoma de Santo Domingo, tragedia que a pesar del tiempo transcurrido, aún lacera la conciencia nacional. 


A cuatro décadas de este penoso acontecimiento, la sangre de Sagrario Ercira Díaz Santiago, todavía se mantiene fresca en nuestras  conciencias. Sus asesinos y quienes los inspiraron, nunca fueron llevados a la justicia, pero fueron condenados por el tribunal de la historia.

Cronología concisa

1-La mañana del martes 4 abril 1972, transcurría tranquilamente en los predios universitarios, luego de una semana Santa típica dominicana. La calma imperaba en la UASD, pues sólo estaban los estudiantes que les tocaba inscripción ese día. El Rector-Dr. Jottin Cury-participaba en una reunión en la Secretaría de Estado de Educación.

2- A mediados de dicha mañana se inicia un despliegue policial que por su aparatosidad llamó la atención de los profesores, estudiantes y empleados presentes. El Rector es informado de la situación y acude al recinto universitario. Luego de conversaciones entre las autoridades universitarias y las tropas policiales que cercaban el recinto,  se acuerda que los estudiantes salgan gradualmente de la UASD, pero enseguida los rodeados se percatan que algunos de los que salen, son apresados y golpeados.

3- Ante esta situación el Consejo Universitario se reúne y determina que nadie salga de la Universidad, hasta que  hayan garantías de que no serán arrestados.

4- El origen del cerco es la supuesta presencia del señor Tácito Leopoldo Perdomo Robles dentro de la Universidad, el cual fue calificado por el Jefe de la Policía Nacional-General Neit Rafael Nivar Seijas-como un individuo al altamente peligroso. Luego de intercambiar varias conversaciones telefónicas, el Doctor Cury le asegura a la jefatura de la policía, que la persona buscada, no se encontraba en los predios universitarios. Además le informa al General la disposición de no permitir la salida de las personas, hasta que  se dieran seguridades de que no serían apresados.    

5- Luego de estas conversaciones y varios diálogos con los oficiales que dirigían el cerco policial-Coronel Rolando Martínez Fernández y el Asistente del jefe policial, Coronel Moncho Henríquez-el cerco es reforzado de manera estrepitosa, por efectivos que son sacados del palacio policial y rápidamente llevados a los predios universitarios. Muchos llegaron sorprendidos y apretujados  en diferentes vehículos. Los periodistas del periódico Última Hora que estaban en el edificio central de la PN observaron estos movimientos,  quedando realmente sorprendidos.

6- Para esos momentos la prensa nacional se había hecho eco de los acontecimientos, destacando la intransigencia de la jefatura policial en torno al caso. Los miles de estudiantes que estaban de vacaciones dispersos por todo el país, así como sus familiares y amigos, prestaban mucha atención a la tensión que rodeaba el campus universitario. De igual modo, familiares de los cercados-bastante preocupados-se agruparon en torno a la Universidad para indagar la suerte de sus relacionados.   

7-A medida que transcurría el tiempo, el cerco policial se iba cerrando, a la vez que llegaban nuevos efectivos.

8- Con la llegada de los miembros del Cuerpo de Operaciones Especiales de la PN, los cuales se dirigían rápidamente desde la parte Oeste de la Universidad hacia los cercados, se incrementaron los aprestos para el asalto previamente concebido. Los rápidos movimientos de este cuerpo especializado forzaron a los miembros de la familia universitaria a concentrarse frente al Aula Magna, cerca de la Rectoría. El momento era de gran tensión, la que aumentaba a medida que el cerco se estrechaba. Los universitarios presentes comenzaron a entonar suavemente el canto patrio-nuestro himno nacional-como único mecanismo de defensa para contrarrestar los centenares de fusiles que amenazadoramente les apuntaban.  

9-De repente, se escucha el disparo de un lanza bombas-que a modo de señal-da inicio a un intenso tiroteo que se mantuvo por unos 10 minutos. Este primer  proyectil le pasó a pocos milímetros de un ojo al entonces estudiante de Ingeniería Electromecánica barahonero, Bachiller Alberto White. La rápida reacción de los presentes-lanzándose al suelo-impidió una tragedia de mayores consecuencias, aunque esta circunstancia no eximió a la nación de una jornada larga y dolorosa.

10- Diez minutos bajo las balas, parecen una eternidad para quienes desde el suelo escuchan el silbido de las balas asesinas. Concluido el ametrallamiento el silencio es interrumpido por los lamentos de los heridos y los gritos amenazantes de los efectivos policiales con sus armas listas para disparar.

11-El saldo no puede ser más trágico: la joven estudiante de Economía Sagrario Diaz yace exánime en el suelo. Su hermano Fidias Omar Díaz Santiago no cabe en su estupor al comprobar que su querida hermana había sido baleada en la cabeza. Dramáticamente la carga y sale corriendo-ayudado por otros estudiantes-buscando un medio de transporte para llevarla a un centro asistencial. Esta imagen aún se mantiene presente con todo su dramatismo en la memoria del pueblo dominicano. 

12- La larga agonía de Sagrario fue el mejor castigo que recibieron los que estimularon está sanguinaria agresión. Diez largos días se mantuvo viva la mártir, para mortificación del gorilismo y el crimen ilustrado. La condena y la indignación de todo un pueblo, representó un castigo que aún pende de las espaldas de quienes auparon esta acción deleznable.                    

13-Es bueno señalar que unos 8-9 estudiantes baleados, fueron llevados al Hospital Militar Litgow Ceara, ubicado cerca de la UASD, donde algunos-a pesar de sus heridas y juventud-fueron objeto de burlas y amenazas por algunos miembros del personal hospitalario. Estaban presos y fueron curados superficialmente. Dos de ellos fueron esposados a los barrotes de sus camas en la Sala H-1. Uno de ellos heridos  a nivel de la rodilla, fue operado luego de casi 9 horas encadenado.

14-Todos los integrantes de la familia universitaria presentes al momento del tiroteo, no cabían en su estupor ante tan cruel muestra de salvajismo. No conforme con la acción, los efectivos mostraban sadismo y sarcasmo. Los apresados fueron subidos compulsivamente en todo tipo de vehículos y llevados en macabra caravana al Palacio de la Policía. Las máximas autoridades académicas fueron subidas a camiones  de manera grosera y abusiva. Lo mismo ocurrió con muchachas estudiantes y señoras que laboraban en la universidad. Fotos patéticas expresan la indignación de los prisioneros ante la barbarie.                                 


15-Dentro del Palacio de la policía, unos mil o más apresados fueron llevados ante un espejo, que en realidad era un visor para ocultar los informantes que “depuraban” las personas. Uno de los delatores fue identificado como un ratero de poca monta que laboraba en los talleres de mecánica de la UASD. Éste personero fue responsable de muchas golpizas que recibieron estudiantes que no eran de su preferencia.

16-El Rector Jottin Cury encabezando las autoridades del centro académico, protestó enérgicamente por el asalto a la universidad y en una especie de “careo” con el Jefe de la Policía, General Neit Nivar Seijas, mantuvo con dignidad su parecer sobre el origen de los acontecimientos. Apuntó que la mejor muestra de su parecer, era que el supuesto terrorista-pretexto de la agresión-no había sido localizado por guardias y policías, a pesar del minucioso registro realizado.

17-Los medios de comunicación radiales-Unidades Móviles-transmitieron los sucesos “en tiempo real”. La población dominicana supo inmediatamente lo acontecido. Una ola de estupor y silencio, se adueñó del país. Al día siguiente, las imágenes en la prensa escrita, transformaron la tristeza en indignación, ante tanto abuso. Para colmo, un comunicado suscrito por el Jefe de la policía,  describía el suceso de forma acomodaticia.

18-El párrafo más relevante   del Comunicado policial decía: “Frente a  la actitud recalcitrante de las autoridades universitarias, la Policía Nacional y los miembros de la justicia, en el cumplimiento de sus deberes de determinar si era cierto que Tácito Leopoldo Perdomo Robles se  encontraba allí, se dispusieron a realizar el registro correspondiente a dicha universidad, instante en que fueron atacados desde la misma con disparos de armas de fuego y lanzamiento de granadas, por lo que en su legítima defensa repeliendo esta acción ilegal e injusta, los miembros de la policía nacional contestaron el fuego, habiendo resultado en el intercambio de disparos varias personas heridas, todo lo cual ocurrió en presencia de miembros de  distintos órganos de prensa que se encontraban allí presentes cubriendo los sucesos”.

19-Inmediatamente la nación supo con detalles lo acontecido, una marea de protestas cubrió todo el territorio del país. Los estudiantes de la UCMM colocaron la bandera de a media asta y se sentaron en la Autopista Duarte en solidaridad con sus compañeros de la UASD. Frente a estas manifestaciones, la rectoría de esa universidad suspendió las clases “hasta nuevo aviso”. 

20-La UNPHU mediante un Comunicado protestó por los sucesos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo destacando su justa indignación por la actuación de la policía “por la forma en que dicha institución acaba de actuar en el recinto de la UASD, ocasionado con sus armas de fuego heridas a un grupo de estudiantes entre las cuales se halla una joven que, según pronóstico médico, está al borde de la muerte”. En dicho centro privado un llamado Comité Central del Frente Juan Pablo Duarte, solicitó a las autoridades  y estudiantes de dicho centro privado, solidarizarse con la UASD. La rectoría ripostó con un  Comunicado diciendo haber fijado su posición, a la vez que advertía que las labores docentes seguirían desarrollándose según el calendario establecido.

21-La AMD, la ADP, el CODIA, ADOMA, la Unión Nacional de Poetas y Escritores-UNDEP, el SNPP, el Colegio de Abogados, sindicatos obreros, agrupaciones culturales, grupos de medianos empresarios, la sociedad Odontológica Dominicana-SOD, así como núcleos de profesores y estudiantes de los colegios privados del país, protestaron por la brutal agresión a la universidad.

22-Los estudiantes de los liceos y escuelas del país suspendieron la docencia “hasta que el gobierno disponga el retiro de las tropas del recinto de la UASD”. El 13 de abril, 27 colegios católicos de la capital cerraron sus puertas en solidaridad con  sus compañeros del área pública. Se esperaba que los centros educativos católicos del país (al igual que en 1970), se sumaran al paro de labores. Un Comunicado de la Unión Nacional de Colegios Católicos-UNCC condenaba la agresión a la UASD y protestaban “por el atropello a la dignidad humana” de estudiantes y autoridades en el recinto académico.

23-El Síndico del Distrito Nacional-Manolín Jiménes Rodríguez-al censurar los sucesos de la UASD, dijo que “el ametrallamiento de estudiantes indefensos es un hecho horrendo que nos pinta como un pueblo salvaje ante la mirada del mundo”.  Manifestó además, que los derechos humanos, el imperio de la ley y la seguridad pública, “fueron violados atrozmente por hombres que el pueblo paga para que lo defiendan y no para que lo atropellen”. 

24-La Unión de Universidades de América Latina-UDUAL en un mensaje dirigido  al Presidente Balaguer, le pidió respeto por la autonomía universitaria. El Sr. Carlos Tunermann Presidente del organismo académico regional le remitió un mensaje a la UASD, expresando su solidaridad.

25-Editoriales, artículos y análisis de la prensa radial y escrita, también condenaban la actuación gubernamental. Caricaturas de los diarios y revistas, satirizaban las acciones y los argumentos de los uniformados. Colegios privados de la Romana, Santiago y otras ciudades mediante comunicados critican la actuación policial y la confabulación gubernamental.

26-Simultánemanete con estos acontecimientos, el viacrucis de Sagrario Díaz, continuaba lacerando la conciencia nacional. Por la clínica Gómez Patiño en esos días de dolor, pasaron miles de personas implorando  por su salud.

27-La Conferencia del Episcopado Dominicano  emitió una nota donde expresa su “profunda pena por el derramamiento de sangre y por el lógico aumento del distanciamiento y desconfianza que estos hechos provocan”. Reafirmaba la necesidad del diálogo y lleva consuelo a los que han sufren como consecuencia de de los hechos ocurridos.

28-Un contundente artículo del veterano periodista y editor Julio César Martínez titulado “El Monólogo de las Balas”, condena con precisión la trágica intervención policial. De forma concisa dice: “Lo de ayer en la universidad, fue un exabrupto policíaco sin nombre. Fue un pretexto cobarde la agresión  de que se hizo víctima a hileras interminables de jóvenes, en su mayoría mujeres, que se inscribían en filas interminables en esa universidad en receso”. Más adelante señaló: Cada familia dominicana está expuesta a sufrir esto, mientras la barbarie sea el método preferido de las llamadas autoridades en cuyas manos se ha encomendado-tal vez equivocadamente-el orden social y la seguridad ciudadana”. Siguió su planteamiento afirmando que eso no podía seguir así, precisando que la acción policial del 4 de abril “fue tan terrorista como la Banda Colorá del año anterior”.  

29-Ante el asedio y críticas que dentro y fuera del país se externaban contra el gobierno dominicano, éste monta una campaña mediática para justificar sus acciones. De los centenares de arrestados dentro de la universidad,  sólo unas pocas personas son presentadas como responsables de supuestos hechos delictivos. Validan esas acusaciones varios calieses e informantes infiltrados en la izquierda y dentro de la UASD, los cuales afirmaron ser testigos de los hechos que se le atribuyeron a quienes quedaron detenidos por las autoridades. 

30-Simultáneamente periodistas pagados (muchos de ellos bastante activos en estos días) comienzan a repujar la teoría de “conspiración” contra el Jefe de la Policía. Surgen también informantes que supuestamente observaron determinadas actuaciones de oficiales policiales durante el tiroteo. Esto originó purgas y traslados dentro de la PN. El arresto de oficiales que sustrajeron equipos propiedad de la UASD, apuntaba a reforzar los altos mandos bajo la picota de la ciudadanía.

31-El Presidente Balaguer sometido a una fuerte presión, se ve obligado a declarar que a su juicio hubo “un exceso, una brutalidad, por parte de la fuerza policial en la forma que actuaron”. Sin embargo también afirmó que “hubo cierta intemperancia, cierta rigidez, de las autoridades universitarias que no facilitaron la investigación que se proponía llevar a cabo la policía”. Detalló que en ningún momento el gobierno había pensado quitarle la autonomía a la UASD pues él la había implementado. Dijo que el Triunvirato la había abolido. 

Continuó afirmando que esperaba el informe correspondiente de las autoridades policiales para entonces tomar una decisión con respecto a la reapertura de la UASD.

Dijo el Presidente  que “naturalmente el retiro de las fuerzas policiales y militares se hará luego de la investigación que él hará”.

32-Poco días después de sus  declaraciones criticando el asalto a la UASD,  al Síndico primero le retiraron la escolta policial y el 27 de abril fue destituido por el Senado de la República al ser acusado por el Presidente Balaguer de conspirar para derrocarlo. Para ese momento, ya el Dr Manolín Jiménez Rodríguez, se encontraba asilado en la Embajada de México, donde le acompañaban sus ayudantes Eugenio Mota Contín, Rafael-Picho-Alcántara y Nicolás Acosta, según noticia de primera página del Listín Diario.

33-Dentro de las actividades para apuntalar el repudiado gobierno, la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos, prohíbe la difusión de la melodía “Ciudad Universitaria” de la cantante venezolana Gloria Martín. La estrofa que particularmente aguijoneaba la conciencia del gorilismo dominicano, decía:

….ay mi ciudad
mi ciudad sorprendida
mi desnuda niñez
mi ventana a la vida
ay, mi ciudad
tengo miedo de tí y tu desalegría
ay, mi ciudad
quien te ha puesto detrás de cada 
flor un policía?

34-Para quitarse la fuerte presión nacional contra el crimen perpetrado, el gobierno publica varios Comunicados de sindicatos amarillos, de las reservas de las Fuerzas armadas y la Policía Nacional y de voceros del Congreso Nacional, manifestaciones éstas que caen en el vacío.

35-Frente a esta ofensiva gubernamental, la universidad respondió arreciando sus demandas de inmediata desocupación del recinto. El Claustro Universitario reclama la pronta desocupación de la academia. Al mismo tiempo, se redoblan las movilizaciones cívicas y se procura el apoyo de sectores liberales y de las iglesias. Profesores acompañados de estudiantes,  recorren el país en sus vehículos recabando apoyo para la salida de las tropas. Más editoriales, Comunicados y notas de prensa, inundan los medios de comunicación nacionales.     

36-Conforme pasan los días, la situación de Sagrario se agrava y poco a poco van desapareciendo las posibilidades de que sobreviva a sus heridas. Una densa atmósfera cubre la nación.

37-Prácticamente  acorralado y aislado, el gobierno anuncia la reparación de la UASD, como paso previo a su devolución, aunque no precisa la fecha.

38-El Viernes 14 de abril de 1972,  finalmente luego de una ardua lucha por su vida, fallece Sagrario Ercira Díaz Santiago. El dolor de sus parientes directos, nos tocó a todos. Ya Sagrario era miembro de la gran familia nacional. La UCMM publica un hermoso Comunicado que manifiesta su pesar por tan lamentable desenlace. La Policía Nacional también publica un Comunicado  donde al dar sus condolencias, hace una suave-pero firme advertencia-de que el sepelio de la joven asesinada no debe ser aprovechado para provocar desórdenes.      

Otro comunicado por el Jefe de la Policía manifiesta que “esta jefatura presenta sus condolencias a sus familiares. Al expresar  nuestro pesar por la pérdida de una vida útil e inocente, víctima de circunstancia que somos los primeros en lamentar, elevamos una plegaria a dios por el eterno descanso de su alma”.

En una especie de mea culpa mortuoria, el Presidente Balaguer expresa una condolencia en la cual-al parecer-todo el mundo era culpable del asesinato de Sagrario. Manifestó que esperaba que la sangre de ella “sirva para unir aún más a la familia dominicana”. Aseguró que la muerte de la jovencita “es un suceso que todos hemos repudiado, inclusive el Jefe de la Policía Nacional”.   

Un ofrecimiento de la Policía Nacional de costear los gastos incurridos por la familia de Sagrario, fue tajantemente rechazado por su padre.

39-Un poema con versos sencillos escrito por Monseñor Roque Adames, sirvió de epitafio perenne a la valiosa estudiante llena de vigor que en vida fue Sagrario Ercira Diaz Santiago.


40-El sábado 15 de Abril la Universidad Autónoma de Santo Domingo, fue devuelta a sus legítimas autoridades, las cuales aún embargadas por el fallecimiento de Sagrario, no ocultaban su gran indignación frente a las tropelías, daños y saqueos a que fue sometida la UASD por parte de las tropas que la ocuparon.

Han transcurrido 4 décadas desde aquella tarde sangrienta. Todos los dominicanos debemos estar alertas para que sucesos como ese no vuelvan a repetirse.

No hay comentarios

podra expresar su comentario sin ofender lo antes publicado.

Sean parte de este su espacio

"Sean parte de este su espacio de opinión, envíanos sus aportes a Darwinfeliz@gmail.com, o al BBPIN: 238B8494


Darwin Feliz Matos.
¡Siempre suyo!

El Acontecer de Nuestro Municipio

El Acontecer de Nuestro Municipio
La verdad sin tapizas
Con la tecnología de Blogger.