FaceBook

Imágenes del tema: kelvinjay. Con la tecnología de Blogger.

Slider

Anuncio Godge

Nacionales

Banner EDESTE

POLITÍCA

Policiales y Justicia

Salud

Santo Domingo

Santo Domingo

Internacionales

Internacionales

Deportes

Provincia santo domingo

Opiniones y Editorial

La columna de Miguel Guerrero


Por Miguel Guerrero / El Caribe
Miercoles 21 de mayo del 2008 actualizado a las 1:50 AM
Bernardo Vega es una de las mentes más lúcidas del país; un intelectual que ha dejado su impronta en todas las actividades, increíblemente diversas, en las que incursiona con maestría insuperable.

Pero sobre todo es un hombre muy independiente que expone sus ideas sobre el acontecer histórico y económico con absoluta precisión y ecuanimidad, sin hacerse esclavo de sus afectos o creencias.

A pesar de las distancias que de él me separan sus amplios conocimientos acerca de los temas de mi interés, le guardo un profundo y sincero respeto.

Sus vínculos de amistad con el presidente Fernández son incuestionables y nadie puede pensar que sus observaciones más recientes sobre la realidad social y económica son el fruto de una oculta animadversión, el resentimiento o los prejuicios.
Hago esta innecesaria salvedad para llamar la atención de sus importantes observaciones sobre la actualidad económica. El ha dicho que los afanes reeleccionistas del presidente Fernández “desguañangaron” la economía.

El vocablo puede ser muy fuerte, pero es difícil refutar su apreciación. Vega ha dicho que el gasto excesivo y los subsidios alegres, no fueron acciones correctas y que el gobierno debe prepararse para enfrentar las consecuencias.

El gobierno debe aceptar esta realidad para poder sobrevivir a los severos desafíos que ella trae consigo. Y someterse a una estricta austeridad, que implicaría la eliminación de muchos subsidios y otras medidas adoptadas en la búsqueda de votos.

Si ignora esta realidad las consecuencias serán desastrosas. De las afirmaciones del señor Vega se deduce que el gobierno necesitará de toda una reingeniería gerencial para enfrentar la situación en la que él mismo en cierto modo se involucró.

Quiera Dios que no se diga también que sus observaciones son las de un empresario frustrado porque su vida es el lado opuesto del fracaso.
Miguel Guerrero es escritor y periodista